top of page

EMBARGO JUDICIAL. MANTENER LA CALMA Y SALIR DE ESTA SITUACIÓN

Entender un embargo puede ser complicado y estresante, pero es crucial mantener la calma para encontrar soluciones efectivas. Primero, es importante comprender la situación: ¿por qué estás enfrentando un embargo, ¿quién es el que reclama y qué bienes están en riesgo?


Esconderse o ignorar la situación no es la mejor opción. Al contrario, informarte te dará el control sobre lo que está sucediendo. Puedes enterarte de un embargo de dos maneras: a través de una notificación (domicilio, trabajo, correo electrónico), o dándote cuenta por otros medios.

Si recibes una notificación, no la ignores. Aunque te den un plazo para pagar, no es obligatorio hacerlo de inmediato. Lo más urgente es encontrar un abogado, ya que tienes poco tiempo para ejercer defensa y hacer valer los pagos parciales que hayas entregado al acreedor.


En el segundo caso, puede ser que aún no te hayan notificado, que el proceso haya avanzado con un curador ad-litem (algo similar a un defensor gratuito), o que subsista una indebida notificación.


En cualquier situación, considera comunicarte con el acreedor. A menudo están dispuestos a negociar. Propón un plan de pago viable o busca acuerdos alternativos. Ten en cuenta que el acreedor podría tratar de distraerte para que se venzan los plazos legales, por eso es crucial contar con asesoramiento legal. Un abogado especializado te guiará sobre tus derechos y opciones legales.


Siempre que te enfrentes a deudas, es crucial priorizar gastos y proteger bienes embargables como vivienda, vehículos o salarios. Mantén recibos y documentos detallados de pagos y comunicaciones con tus acreedores, ya que pueden ser valiosos en el proceso legal o en una negociación.


Recuerda que tienes derecho a exigir esta documentación. Mantén la calma y enfócate en soluciones. Aunque el embargo sea estresante, mantener una actitud tranquila y proactiva marca la diferencia en la resolución efectiva de la situación.


Para tranquilizarte, ten en cuenta que un proceso judicial en Colombia suele tardar al menos un año en resolverse, y en muchos casos, lleva un tiempo similar llegar al remate. Durante este proceso, siempre hay opciones disponibles, como acordar pagos, declararte en insolvencia, liquidar tu patrimonio o tomar otras decisiones.


Pero si ocurre el remate, es casi nula la probabilidad de recuperar los bienes, ponte de acuerdo con el adjudicatario del remate y busca una salida digna de la propiedad. Los bienes materiales son efímeros y lo que ayer te sirvió de refugio talvez por mandato del universo deben pasar a otras manos y tu destino puede estar mejor.

 

Gerly Pulido Olave

Abogado especialista en derecho procesal

コメント


Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page