top of page

Impuestos en los Remates Judiciales

En materia de impuestos, tasas y contribuciones debe tenerse en cuenta que las regulaciones cambiarán con el tiempo, por lo que es importante consultar fuentes actualizadas y, si es necesario, buscar asesoramiento legal específico antes de tomar cualquier decisión.

En Colombia, al comprar una propiedad en un remate judicial, generalmente se deben tener en cuenta los siguientes impuestos y costos asociados:


Impuesto de Remate: Se debe consignar a ordenes del Fondo de Modernización y Bienestar para la Rama Judicial una tarifa equivalente al 5% sobre el valor adjudicado.

Impuesto de Beneficencia o boleta fiscal: Es el impuesto que se paga al registrar el nuevo propietario en favor de la Gobernación departamental. La Tarifa varía entre un 1% a 2,5% sobre el valor de la propiedad.


Derechos de Registro: Se pagan en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos. La tarifa del varía según el valor de la propiedad, oscila entre el 0,5% y el 0,7% del valor de la propiedad.

Impuesto de Notaría: Se paga por los servicios notariales relacionados con las cancelaciones de los gravámenes y con la protocolización del acta de remate y del auto aprobatorio. La tarifa notarial cuando involucra cancelaciones con cuantía generalmente es el 3 x1000 del valor constituido. En los actos sin cuantía como cancelaciones de patrimonio de familia, afectación a vivienda familiar, condiciones resolutorias, derecho de preferencia, se tratan por una tarifa fija.


Impuesto Predial, Valorización, Plusvalía: Son impuestos tasas y contribuciones que deben pagarse de forma obligatoria en favor de los municipios, o entidades locales, se fijan según el estrato, ubicación, potencial de desarrollo, beneficio por obras locales, entre otros, liquidados en el caso del predial con base en un porcentaje sobre el valor catastral, en la valorización con base en una tarifa y tabla de una resolución o acuerdo y en la plusvalía por el potencial a desarrollar sobre un valor asociado a los metros de terreno.


Costos por movimientos financieros: debes tener en cuenta que al debitar el dinero de tu cuenta con destino a un remate judicial, el banco descontará el 4x1000 como Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF).


Honorarios del abogado: Puede ser necesario contratar los servicios de un abogado para llevar a cabo el proceso de compra de la propiedad en el remate judicial. Los honorarios de los abogados pueden variar entre un 5 a 10%, dependiendo de varios factores, como la complejidad del caso y la ubicación de la propiedad.


Además de estos impuestos costos y asociados directamente con la compra de la propiedad en un remate judicial, también debe tener en cuenta otros gastos posibles, como:


Costos de investigación: Antes de participar en un remate judicial, es recomendable realizar una investigación exhaustiva sobre la propiedad en cuestión. Esto puede incluir la obtención de informes de títulos, verificación de las deudas, cargas asociadas a la propiedad y la evaluación de su estado físico. Estos costos pueden variar según la complejidad de la investigación requerida.


Gastos de mantenimiento y reparación: dependiendo de la condición de la propiedad adquirida en el remate judicial, es posible que se requieran gastos adicionales para su mantenimiento y reparación. Es importante tener en cuenta estos posibles costos al calcular el presupuesto total de la adquisición.


Recuerda cada remate judicial es una situación muy particular, es recomendable consultar a un profesional del derecho o un experto en remates judiciales en Colombia para obtener asesoramiento personalizado y actualizado.




Gerly Pulido Olave

Abogado Especialista Derecho Procesal

Experto en Remates Inmobiliarios y vehículos

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page